viernes, 31 de julio de 2015

A vueltas con lo mismo...

El Sr.Mas, supuestamente presidente de la Generalidad (digo "supuestamente" pues parece que para lo único que le pagan pagamos es para que promueva la separación, no sólo de Cataluña respecto a España, sino de los catalanes entre nosotros) ha dicho que la independencia es necesaria. Yo creo que es imposible. Hoy día no se puede ser "independiente" respecto a nada ni a nadie. Las relaciones comerciales, personales, políticas... traspasan fronteras. De hecho, en el seno de la UE ni siquiera existen fronteras propiamente dichas. Yo puedo ir de Barcelona a París y encontraré más peajes que controles aduaneros. Vamos, es que antes de llegar a Perpignan ya habré pasado (y pagado) unos cuantos.
Entonces, ¿por qué seguir con la matraca de la separación de España? Creo que es un tema político, con lo que sólo beneficia y/o conviene.... a los políticos!! Y no quiero pensar mal y deducir que es para que no les juzguen tribunales sobre los que no tienen control por delitos de los que ahora mismo deberían responder y de los que algunos ya están imputados, no. Es simplemente un tema hormonal. Mas quiere ser el macho alfa, no uno de 17 como ahora. Y para eso necesita a unos cuantos millones de votantes, a los que pretende embaucar con que la solución pasa por votar Sí-Sí. Y ya está. Al día siguiente, ni la gripe vamos a coger! Los sesentaypico millones de deuda pública no se mencionan, ni los miles de parados, ni el pago de las pensiones, ni la financiación o la inversión extranjeras...
Pero dejando al lado estos asuntos, no por graves e importantes sino porque gentes mucho más informadas que yo ya nos avisan de la que se podría avecinar, vuelvo a la pregunta: ¿por qué y para qué va a convenirme que para ir a ver a familia o amigos de, por ejemplo, Castellón o Zaragoza, tenga que sacarme un pasaporte y cruzar una frontera? ¿Por qué voy a tener que escoger entre seguir siendo español o pasar a ser ciudadano de un país nuevo a estrenar (porque nunca lo ha sido) que se llamará (presumiblemente) República Catalana? Y digo presumiblemente porque ni en los símbolos se ponen de acuerdo sus seguidores: la bandera de "toda la vida", similar a la de Aragón, Valencia o Baleares? ¿La misma con un triangulito amarillo y una estrella de cinco puntas roja, o el triangulito de marras será azul y la estrella blanca?. ¿Y quién será su primer presidente? El quasi desconocido Romeva, nacido en Madrid y que encabeza la lista? ¿Forcadell, que destila odio antiespañol cada vez que abre la boca? ¿Casals, nacida en Francia? No sé, oigan. Todo esto es raro raro. A mí me provoca muchas incertidumbres. Y como me dijeron una vez "si no estás seguro, ya estás seguro". O sea, los experimentos, en casa y con gaseosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada